Derecho a la información: etiquetado de los alimentos transgénicos

Como hemos visto en artículos anteriores, algunos aspectos de los OMG entran en conflicto con el derecho a una alimentación apropiada, que deriva de la Declaración Universal de Derechos Humanos.  Pero también hay otros  principios importantes que están relacionados con los derechos humanos y que la situación actual de los alimentos transgénicos está violando, aunque no aparecen en la Declaración Universal De Derechos Humanos, son los derechos a una elección fundamentada y a una participación democrática.

La existencia de los alimentos transgénicos plantea la cuestión de la elección fundamentada, que deriva del concepto ético de la autonomía del individuo. Este principio se aplica al debate sobre el etiquetado de los alimentos derivados de OMG, para garantizar que los consumidores sepan lo que están consumiendo y puedan tomar decisiones fundamentadas. Una elección fundamentada,  y las medidas consiguiente, exigen el acceso a la información y los recursos. También hay que tener en cuenta que no todos los consumidores tienen el mismo acceso a la información y los recursos para tomar decisiones sobre los alimentos transgénicos. Especialmente, los países del Tercer Mundo, donde las personas pobres carecen de la información más básica para tomar decisiones que pueden afectar a su salud y a su capacidad de subsistencia. Por eso, toda estrategia de información del público debe incluir métodos apropiados para llegar a los grupos menos instruidos, más pobres y más desfavorecidos, de manera que puedan elegir en función de sus necesidades.

También es necesario  crear todo  tipo de oportunidades para posibilitar la participación de todas las personas para que participemos en el debate sobre las repercusiones que los alimentos transgénicos tienen en nuestras vidas y medios de subsistencia, y sobre cualquier beneficio que pudiera presentarse. Todas las personas deberíamos tener el derecho a elegir los productos que sean convenientes para nuestra salud. Y también es preocupante, que con la situación actual se les está arrebatando a las generaciones futuras la posibilidad de tomar decisiones dentro de este ámbito. Por eso, es necesario dejar a las próximas generaciones opciones abiertas que les permitan enfrentarse a las necesidades futuras[1].

Ante el avance biotecnológico, los consumidores se encuentran, en su mayoría, desconcertados y con un gran desconocimiento sobre la materia. Por eso es necesario que se respeten su derecho de ser informados acerca de por qué y cómo se producen estos nuevos alimentos, a tener la garantía de unos controles eficaces por parte de entidades oficiales independientes, y a ser libres de elegir entre alimentos que hayan sido o no modificados genéticamente. Es por ello, y para proteger la salud pública, que se viene reclamando desde distintos sectores de la sociedad (organizaciones de consumidores, grupos ecologistas, etc.) es necesario el diseño de un sistema de etiquetado de estos alimentos que sea obligatorio y fácil de entender, permitiendo respectar el derecho de cada persona a elegir qué tipo de alimentos quiere consumir, bien por motivos religiosos, éticos o razones de salud.

Sólo de esta manera respetaría el derecho de los vegetarianos a no consumir vegetales que lleven incorporados genes animales o el derecho de los musulmanes a no consumir productos que lleven incorporados genes provenientes del cerdo; y sobre todo por razones de salud, como es el caso de las alergias. Pero existen cuestiones que hacen difícil un etiquetado adecuado, como la dificultad para saber si un producto contiene OMG debido polinización de cultivos transgénicos próximos, ya que no hay ningún tipo de legislación respecto a medidas de aislamiento. Ocurre lo mismo en los casos en que se dan piensos con ingredientes transgénicos a ganado destinado para el consumo humano. También sería difícil el etiquetado de alimentos procesados que contiene ingredientes de muchas fuentes diferentes.

Por otro lado, la  industria alimentaria se opone totalmente al etiquetado de dichos alimentos, ya que creen que va a resultar perjudicial para su negocio. Por ello, se refugian detrás del principio de equivalencia sustancial que, como ya hemos visto en artículos anteriores en este mismo blog, es un gran engaño del lobby biotecnológico. Pero aunque se pudiera demostrar científicamente que los alimentos elaborados con cultivos modificados genéticamente son idénticos a los obtenidos de cultivos no modificados, puede ser que los consumidores deseen evitar esos productos simplemente por su método de producción.

Como hemos visto en otros articulos, los alimentos transgénicos pueden contener genes resistentes a los antibióticos, empleados como genes marcadores, que si bien no afectan a la composición nutricional de los alimentos, pueden suscitar preocupación. Sólo la presencia de estos y otro tipo de genes marcadores justifican el etiquetado obligatorio de los productos alimentarios.

Durante décadas Estados Unidos se ha opuesto tenazmente a la aprobación del etiquetado de transgénicos, alegando que estos productos han sido estudiados profundamente y son considerados seguros para ser consumidos por los seres humanos. Países como Argentina, México y Costa Rica apoyaron esa posición. Por otro lado, la oposición más fuerte a los transgénicos ha sido en Europa, donde varios países han mostrado preocupación por la falta de pruebas sobre la seguridad de la manipulación genética de los alimentos para la gente y el ambiente.

En Europa, el primer reglamento comunitario que aborda el tema del etiquetado de los alimentos transgénico es el Reglamento 258/97, sobre nuevos alimentos y nuevos ingredientes alimentarios, que es de aplicación directa a todos los países de la UE. Conforme al Art. 1.2 del propio reglamento, este se aplicará, entre otros, a:

a)      Alimentos e ingredientes alimentarios que contengan organismos modificados genéticamente con arreglo a la Directiva 90/220/CEE, o que consistan en dichos organismos.

b)      Alimentos e ingredientes alimentarios producidos a partir de organismos modificados genéticamente, pero que no los contengan.

Más adelante, en el Art. 8.1, se indican los requisitos específicos suplementarios en materia de etiquetado para informar al consumidor final de:

a)      Las características o propiedades alimentarias, tales como la composición, el valor nutritivo o los efectos nutritivos, el uso el uso al que el alimento está destinado, en cuanto hagan que un nuevo alimento o ingrediente alimentario deje de ser equivalente a un  alimento o ingrediente alimentario existente… En este caso, el etiquetado deberá llevar la mención de estas características o propiedades modificadas, junto con la indicación del método por el cual se haya obtenido esta característica o propiedad.

b)      La presencia en el nuevo alimento o ingrediente alimentario de materias que no estén presentes en un producto alimenticio equivalente existente y que puedan tener consecuencias para la salud de determinados grupos de población( como en el caso de posibles alergias)

c)      La presencia en el nuevo alimento o ingrediente alimentario de materias que estén presentes en un producto  alimenticio equivalente existente y que planteen una reserva de carácter ético (como sería el caso de una planta transgénica que llevara un gen de vaca y fuera consumida por grupos vegetarianos)

d)      La presencia de un organismo modificado genéticamente mediante técnicas de modificación genética.

Posteriormente se aprobó el Reglamento 1139/98, relativo a la indicación obligatoria en el etiquetado de determinados productos alimentarios de que están fabricados a partir de OMG. Este Reglamento exige el etiquetado a los alimentos e ingredientes alimenticios destinados al consumidor, fabricados, total o parcialmente, a partir de maíz y soja modificados genéticamente, cuya comercialización había sido autorizada con anterioridad al Reglamento sobre Nuevos Alimentos, por lo que dicho Reglamento, al ser posterior, no les era aplicable y estos OMG estaban entrando en los mercados europeos sin  ser etiquetados.

Sin embargo, conforme al reglamento 1139/98, para que sea obligatorio el etiquetado, se ha de comprobar, al final del proceso de fabricación del alimento, si se detecta la presencia de un mínimo de ADN o de proteína modificada en el conjunto. El umbral es del 0,9%, a partir de este, es obligatorio hacer mención en la etiqueta de que estamos ante un OMG. Por otro lado, habrá excepciones por estar debajo de este umbral, que no estarán sujetos a requisitos de etiquetado, según se dispone en el Art. 2.2 de la Reglamentación. Además, el Art. 1.2 señala que el este reglamento no se aplicará a los aditivos alimentarios, aromas para productos alimentarios, ni los disolventes de extracción utilizados en la fabricación de productos alimenticios, por lo que no están obligados a ser etiquetados.

Esta compleja normativa que sin lugar a dudas constituye un autentico galimatías, en situación real de mercado se simplifica prácticamente a tres posibilidades:

  1. Que el alimento sostenga alguna mención de contener OMG o ingredientes provenientes de OMG, en cuyo caso no hay duda de que contiene material modificado genéticamente.etiquetado-transgenicos
  2.  Que el alimento no haga referencia alguna en su etiqueta a la manipulación genética, en cuyo caso no significa que no la haya, ya que puede ser que la manipulación esté por debajo del umbral establecido para etiquetar, o simplemente que constituya algunas de las excepciones a las que nos hemos referido anteriormente, o bien que no lo sepan a ciencia cierta ni ellos mismos.
  3. Que la etiqueta califique al alimento como ecológico o biológico, única etiqueta que garantiza con total seguridad la ausencia de manipulación genética.  etiqueta-agricultura-ecologica

En cambio, la situación de España es distinta a la del resto de Europa, ya que desde hace más de diez años el gobierno español ha defendido en la Unión Europea, prácticamente en solitario, el uso de alimentos transgénicos y es el único país que permite el cultivo de los mismos a gran escala. En países como Francia o Alemania el cultivo a gran escala está prohibido, entre otras cuestiones por la presión pública debido a las evidencias científicas sobre sus impactos en el medio ambiente, la imposibilidad de convivencia de la agricultura transgénica con la convencional y los efectos a largo plazo sobre la salud humana.

Nuestro país, se rige por la Norma general de etiquetado, presentación y publicidad de alimentos destinados al consumidor final y a ser entregados en restaurantes, hospitales, cantinas y otras colectividades similares (Real Decreto 1334/1999, de 31 de julio). En esta norma no se aborda el tema del etiquetado de los OMG, pero se recoge como principio general en su Art. 4 el de no inducir a error al comprador en la etiqueta sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, origen o procedencia y modo de fabricación u obtención del producto alimenticio. Además, en el Art. 5.1 establece como información obligatoria en el etiquetado: la lista de ingredientes, añadiéndose al final del artículo la posibilidad de que se complete, con carácter obligatorio, con las indicaciones establecidas en las disposiciones comunitarias de aplicación directa (como son los Reglamentos).

Pero lo cierto es que ninguna de estas normas habla de posibles sanciones o procedimientos a seguir en el caso del incumplimiento por los fabricantes de las menciones obligatorias en el etiquetado, por lo que esta postura sólo sería proseguible en función de los daños que tales omisiones pudieran ocasionar. Aunque, como hemos visto anteriormente, con sólo mirar la etiqueta de un producto no podremos saber si contiene  realmente OMG. Pero ante este desconcierto y falta de información, Greenpeace ha elaborado unas listas orientativas que califican las marcas comerciales  en función de que el comerciante declare o no que contienen OMG. La lista se divide en dos bloques de distintos colores: lista verde, correspondiente a los productos cuyo fabricante garantiza la ausencia de ingredientes transgénicos, y la lista roja, correspondiente a los productos que si podrían contener OMG. Esta lista la podemos encontrar en la siguiente dirección de internet:

http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/transgenicos/Textos-listado-5edicion.pdf   (5ª edición, actualizada el 8 de marzo del 2012)guía roja y verde- geenpace

Otra cuestión importante es que el correcto etiquetado, aparte de representar un derecho de los consumidores, también es una forma importante de controlar cualquier riesgo. Así, podría seguirse el rastro de los productos que contiene OMG, ya que es algo necesario para exigir responsabilidades en el caso de que la salud de las personas o el entorno resultan de algún modo dañados[2].


[1] Dirección de Información de la FAO.  Los organismos modificados genéticamente, los consumidores, la inocuidad de los alimentos y el medio ambiente. Deposito de documentos de la FAO, 2001 (p 7)

[2] Pedauyé, Julio; Ferrero, Antonio; Pedauyé, Virginia. Alimentos transgénicos: la nueva revolución verde, Madrid, Mc Graw Hill, 2000. (p 82-87).

Anuncios

5 Respuestas a “Derecho a la información: etiquetado de los alimentos transgénicos

  1. La Academia Americana de Medicina Ambiental (AAEM) manifestó “los alimentos genéticamente modificados no han sido probados adecuadamente y representar un riesgo grave para la salud. Hay más de una asociación causal entre los alimentos transgénicos y efectos adversos a la salud. No es causalidad.”.Pidiendo a los médicos que “eduquen a sus pacientes, a la comunidad médica y al público para evitar el consumo de alimentos transgénicos cuando sea posible y proporcionar materiales educativos sobre estos alimentos y los riesgos para la salud.” Hicieron un llamamiento para una moratoria sobre los alimentos transgénicos, exigiendo estudios independientes a largo plazo, y el etiquetado. El artículo de AAEM declaró además que “Varios estudios en animales indican serios riesgos de salud asociados con los alimentos GM”, incluyendo la infertilidad, problemas inmunológicos, envejecimiento acelerado, la regulación de la insulina, y los cambios en los principales órganos y el sistema gastrointestinal. Como conclusión: “La fuerza de la asociación y la coherencia entre los alimentos modificados genéticamente y la enfermedad se confirmó en varios estudios con animales.”

  2. Gracias

    ### Alimentos vendidos en España deben llevar etiqueta en idioma español, castelllano ###

    Los productos alimentarios que se comercializan en el Estado español tienen que mostrar la información correspondiente impresa en su etiqueta al menos en lengua castellana:
    http://www.idepa.es/sites/web/idepaweb/Repositorios/galeria_descargas_idepa/Cuadernos-de-la-Union-n9.pdf
    http://www.aragonhoy.net/index.php/mod.documentos/mem.descargar/fichero.documentos_Alimentos_Etiquetado_3e9d1831%232E%23pdf
    http://www.consumoresponde.es/noticia-cr/consumo-comprobara-la-veracidad-del-etiquetado-y-la-composicion-de-alimentos-destinados-p

    Cada vez entran a España más alimentos (sobre todo envasados; típicamente vendidos en tiendas de extranjeros de alimentos, o locutorios con algo de comida y bebida) procedentes de otros países y no es raro que se incumpla la normativa vigente, omitiendo el texto en lengua española:
    http://www.notasdeprensa.es/1051974/conocer-el-etiquetado-de-los-alimentos-nos-ayuda-a-llevar-una-alimentacion-mas-saludable

    Ambas ideas en:
    http://www.facua.org/es/informe.php?Id=95

    Si el consumidor defiende y reclama sus derechos, será mejor para el comercio, etc.

    ==========
    Fuente: http://www.hard-h2o.com/foros/showthread.php/138020-Alimentos-vendidos-en-Espa%C3%B1a-deben-llevar-etiqueta-en-idioma-espa%C3%B1ol-castelllano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s